¿Tres? ¿Cinco? ¿Más?

Intuimos que muchos diréis cinco pero no existe evidencia científica que demuestre que este patrón sea mejor o peor que otros. Lo que nos deberíamos preguntar es: – ¿Qué relevancia tiene comer más o menos veces al día? – ¿Dónde queda la individualización y personalización? – ¿Por qué deberíamos hacer todo el mundo el mismo número de ingestas al día? Es una obviedad que cada persona es única y distinta con ritmos de vida, hábitos personales y culturales diferentes, por tanto, el patrón alimentario de cada una también lo será. Lo importante no es cuántas veces comas, sino qué comes y en qué cantidades.

Marina López como profesional de la nutrición nos lo explica muy bien. Te invitamos a que veas el video y nos cuentes tu experiencia.

https://www.youtube.com/watch?v=pF9VcOmOqYg

Ver Más