Apostamos por la papaya como una fruta saludable y con mucho potencial. La fruta de la salud se llama papaya.

Lo primero que nos movió a trabajar la papaya son los altos beneficios para la salud que aporta, algo que cobra cada vez más importancia en la consciencia de los consumidores españoles y europeos. Esta fruta contiene papaína, que ayuda en los procesos digestivos, vitamina C, altos índices de fibra, luteína, ácido fólico y antioxidantes. Además, su pulpa es muy ligera de comer, ya que por cada 100 gramos, solo cuenta con 30 calorías.

“Al igual que ocurría con el aguacate hace unos diez o quince años, la papaya es todavía una desconocida en Europa, aunque el escenario está cambiando bastante”, comenta Esperanza Rodríguez como responsable del departamento comercial.

De acuerdo con Esperanza, “si se combina un buen trabajo en campo, manejo y transporte a los lineales llega una fruta diferente y deliciosa. El tamaño no determina la decisión de compra, pues en muchos supermercados y fruterías se vende por la mitad. Lo que sí es importante es su sabor dulce relativo no empalagoso para que haya repetición de compra, de lo contrario, pasa como insípida”.

Comercializamos papaya a los mercados de la UE durante todo el año de las variedades Formosa e Intenzza, principalmente procedente tanto de las Islas Canarias como de otros orígenes de América Latina. “Nuestro criterio es la calidad y no el origen, aunque tengamos especial mimo e interés por nuestra comarca”.

En paralelo, continúan las pruebas en Málaga y en Almería con la producción de papaya en invernaderos. “La producción mundial de papaya es alta siendo además el árbol uno de los más productivos por hectárea. En un futuro a medio y largo plazo, Málaga podría convertirse en una zona productora de papaya relevante, al igual que lo es de mango y aguacate”.

Te asesoramos sobre el consumo de la papaya