Los problemas de comercialización en las épocas de mayor producción lleva a muchos productores a arrancar las plantaciones .Tropical Millenium es una de las pocas empresas malagueñas que comercializa papaya.

La papaya comenzó a introducirse con fuerza hace apenas una década en el campo malagueño. Especialmente, en la comarca de la Axarquía, la mayor productora de frutas tropicales de España y Europa. Los ensayos en invernadero realizados hace diez años por Cajamar en la Estación Experimental de Las Palmerillas junto a la Universidad de Almería, demostraron que su cultivo es viable; y eso ánimo a muchos agricultores andaluces a atreverse con la papaya. Hasta entonces era una fruta casi desconocida por los consumidores. Se comenzó a hablar de ella en Europa porque se dijo que era la fruta preferida por el Papa Juan Carlos II, el Papa Wojtyla, y la responsable, en parte, de su recuperación.
Descubierta por Colón, la papaya es una fruta rica en vitaminas (A, B y C). Contiene propiedades analgésicas, relajantes, diuréticas, es broncodilatador y anticoagulante. En países como Costa Rica y México se la conoce como el árbol de la buena salud. Además, es rica en minerales esenciales como el potasio, el calcio y el sodio.
La papaya es el fruto de un árbol que se conoce como papayo. Su nombre científico es ‘Carica papaya’ y pertenece a la familia de las caricáceas. Se trata de un árbol de vida corta (18 a 36 meses), pero muy productivo. Es capaz de alcanzar producciones de hasta 200.000 toneladas por hectárea en dicho periodo. Las frutas pueden alcanzar un peso de 500 gramos en promedio, aunque existen casos de piezas que pueden llegar a pesar varios kilos. El árbol empieza a producir a los ocho o nueve meses desde la plantación, mucho antes que el aguacate, que entra en producción a partir del cuarto, quinto o sexto año desde la plantación.
Un cultivo poco complicado
En la comarca de la Axarquía llegaron a cultivarse cerca de 10 hectáreas de papaya, casi todas en invernadero. Su cultivo no es complicado. Tiene menos laboreo que las hortalizas. Pero tras unos años de crecimiento en la provincia, su producción en el campo malagueño está viviendo un periodo de claro retroceso

Una de las pocas empresas comercializadoras malagueñas que exporta papayas es Tropical Millenium. Según su gerente, Miguel Páez, es un cultivo al que le afecta bastante el frío y uno de los grandes problemas es garantizar una producción homogénea en calidad. Tropical Millenium trabaja sobre todo con papaya de importación por avión de Brasil.

Papaya m de premium

Muchas plantaciones han sido arrancadas. Los agricultores que han decidido cambiar de cultivo y abandonar la papaya atribuyen su decisión a los problemas de comercialización que existen, sobre todo en las épocas de mayor producción (primavera y verano). «En otoño e invierno, que es cuando produce menos fruta, no había problemas. Su precio era alto y el mercado la pedía. Pero en primavera y verano, con una mayor producción, la oferta era mayor y los precios no cubrían los costes de producción», explica Domingo Medina, uno de los impulsores del cultivo en al comarca, junto con el torroxeño Álvaro Bazán.
Los dos agricultores, que estaban entre los mayores productores, han arrancado sus plantaciones. Otros productores les han imitado y han apostado por cultivos más seguros: mangos, aguacates y hortalizas.
Unas de las empresas que sigue apostando por el cultivo de papaya, pero en ecológico, es BioAlgarrobo, especializada en la producción y comercialización de frutas y hortalizas ecológicas. Según su gerente, José Carlos Varela, la papaya ecológica no presenta los mismos problemas que la convencional. Sin embargo, reconoce que en verano se produce una caída de precios que muchos agricultores no pueden soportar.
Según Bazán, otro problema de los productores locales es que llega mucha papaya de importación a precios muy bajos, algo con lo que los agricultores malagueños no pueden competir. «En mi caso he sustituido las papayas por otros cultivos hortícolas», señala.
Medina por su parte ha alquilado los invernaderos que había destinado al papayo y se ha centrado en la actividad de la empresa que posee y que se dedica a los fertilizantes líquidos.
En Andalucía, Almería ha sido una de las provincias que más ha apostado por la papaya. En la provincia almeriense está considerado un cultivo alternativo. Ello ha llevado a Anecoop, que posee la marca Bouquet, a abrir una línea de comercialización para este producto.
Canarias produce actualmente en torno a unas 14.000 toneladas. Sin embargo, la papaya no deja de ser un cultivo relativamente nuevo y un producto novedoso en España del que todavía hay mucho que aprender. Algunas variedades elegidas no han beneficiado al agricultor ni a la producción local de papaya en el caso de Málaga. De hecho, hay comercializadores que consideran que la fruta malagueña no alcanzaba los mínimos exigidos.

Desde el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora de Algarrobo se llevan desarrollando desde hace ya un tiempo ensayos con distintas variedades de papaya para comprobar cuáles se adaptan mejor y la calidad de la fruta que produce, conscientes del interés que despierta en algunos productores. Para La Mayora, uno de los problemas con los que se han encontrado los agricultores malagueños es que han realizado sus plantaciones sin conocer científicamente la realidad sobre las variedades seleccionadas.
A nivel mundial, tras el mango y la piña, la tercera fruta tropical más producida es la papaya. Se estima que pueden existir unas 430.000 hectáreas cultivadas de papaya a nivel global, con una producción de casi 12,5 millones de toneladas. India y Brasil son los principales productores, así como México, la República Dominicana, Nigeria e Indonesia. Se estima que Europa importa unas 40.000 toneladas de papaya al año.

DIARIO SUR. Agustín Peláez

http://www.diariosur.es/economia/agroalimentacion/papaya-pierde-superficie-20180311213534-nt.html

Ver Más