Esta fruta tropical también se cultiva en la península, sobre todo en La Axarquia malagueña y en la costa tropical de Granada y justo ahora en diciembre, está en su mejor momento, por eso queríamos dedicarle este espacio 😊.
Primero vamos a conocer sus propiedades:
El aguacate a diferencia de otras frutas está compuesto de un porcentaje más bajo de agua (icono flecha abajo y algo que simbolice el agua) y de carbohidratos (A penas contiene hidratos de carbono), pero con un mayor contenido de ácidos grasos (2 flechas hacia arriba con una botella de aceite al lado). Las grasas del aguacate son en su mayor parte insaturadas, especialmente monoinsaturadas, destacando en particular el elevado contenido en ácido oleico, como el aceite de oliva (icono aceitunas).
Diversos estudios han indicado que el consumo de aguacate reduce los niveles de colesterol total (flecha hacia abajo + colesterol y triglicéridos) y de su fracción LDL-Colesterol (colesterol «malo»), así como los triglicéridos en sangre.
Además, el aguacate es una de las frutas más ricas en fibra (Soluble e insoluble), mejorando el tránsito intestinal y ayudando a controlar los niveles de glucemia.

Es rico en minerales como el magnesio y el potasio. Y en cuanto a su composición:
vitamínica, el aguacate aporta cantidades destacables de vitamina E (Vitamina liposoluble  se disuelve en grasas y aceites), un potente antioxidante (Estimula al sistema inmunitario). También nos aporta vitaminas del grupo B (Ayudan a obtener energía de la comida, formar glóbulos rojos, mantener correcta función neurológica, síntesis de hormonas, reforzar al sistema inmune…) – (INCISO: no sé si dará tiempo a incluir todo este texto desde que Inicio la frase “también nos aporta vitaminas del grupo B…), como el ácido fólico, la B2, B3 y B6.

Además, es rico en Vitamina A en forma de carotenoides y de estos, en el aguacate encontramos la luteína y zeaxantina (Se concentran en la macula, parte central de la retina). Son un pigmento amarillo que poseen propiedades antioxidantes y pueden reducir el riesgo de desarrollar cataratas y retrasar la pérdida de visión (El aguacate (icono en lugar de letra) mejora la absorción de estos carotenoides)
Comentadas ya todas las propiedades, ahora voy a responder a las 2 preguntas más habituales con respecto a esta fruta ¿Puedo comerlo cada día? (icono comiendo + tostada de aguacate), sí, por supuesto ¡puedes comer aguacate todos los días! ¿pero es compatible con un plan de pérdida de grasa? Por supuesto.
Existe el mito de que el aguacate engorda y mucho. Lo primero que debéis saber es que ningún alimento «engorda» por sí solo, todo dependerá de la cantidad de consumo, del resto de comidas e ingesta que hagas a lo largo del día (iconos ya utilizados de personas rodeadas de alimentos), de tu actividad física, de si realizas ejercicio, etc (iconos ya utilizados de personas realizando actividad física). La ganancia de peso no vendrá influida ni mucho menos porque cada día comas aguacate. Y lo segundo, es que el aguacate no es hipercalórico como todo el mundo cree, es más calórico que el resto de frutas por 100g, sin embargo, de la mayoría de frutas consumimos más de 100g. De todos modos, no pongáis solo el foco en el aporte calórico de lo que coméis, si no también, de donde provienen esas calorías y la calidad de estas (icono Healthy Food ya utilizado) (Alimentos naturales=Buena composición).
¿Y cómo podemos incluirlo en nuestra alimentación?
Una de las cosas que nos encanta del aguacate es que podemos preparar muchas recetas con él, desde dulces hasta saladas. Por ejemplo, crema de cacao con base de aguacate, natillas con chocolate y hierbabuena, podéis preparar un guacamole que es muy sencillo y como snack es perfecto, en verano la crema de melón y el salmorejo con aguacate son una delicia, también la salsa pesto riquísima, por supuesto en ensaladas y por último en tostadas que aquí abrimos un mundo pero mis preferidas son con huevo, de pimiento asado y queso feta y con rúcula y hummus.