La comercializadora malagueña Tropical Millenium, especializada en aguacates, mangos y papayas, apuesta cada vez más por la “fruta lista para consumir”. La compañía, que anualmente destina entre un 5% y un 6% de su facturación a la mejora en maquinaria y otros conceptos relacionados con sus instalaciones, controla ciertos parámetros “esenciales” para garantizar un buen trabajo en maduración. En concreto, tiene en cuenta la materia seca del aguacate -con la que miden la madurez fisiológica-; los grados brix -con los que controlan la sacarosa para el mango y papaya, sin olvidar los indicadores visuales que analizan la firmeza de la fruta a partir del aspecto de la piel y de la pulpa-; y los análisis químicos -que miden el calcio, magnesio, nitrógeno, potasio y boro- y nutricionales.
La compañía refuerza todos estos procesos en un contexto de crecimiento plasmado en las 12.000 t de frutas comercializadas en 2017, frente a las 10.000 t de la campaña anterior. Aunque el aguacate continúa representando la variedad más vendida, con un 54% del volumen global, en el último año los mangos han representado ya el 42% de su negocio (frente al 25% en 2016), seguidos de las papayas (4%). Esta tendencia alcista tiene su reflejo en la cifra de negocios de Tropical Millenium, que alcanzó los 27,80 M€ en 2017 frente a los 21,50 M del ejercicio previo, lo que implica un incremento próximo al 30%. Sus responsables explican esta positiva evolución por tratarse de un sector en pleno auge, dada la mayor demanda de fruta tropical.
La firma, que importa prácticamente el 50% de su producción de países como Chile, Perú, México, Colombia, Brasil y África, concentra el resto de su oferta en el mercado nacional y más concretamente, en la costa tropical y la Axarquía, donde tiene su sede. Por su parte, dirige el 70% del volumen de frutas a diferentes países de Europa, mientras que el 30% se vende en nuestro país, tanto en la gran distribución como en el canal mayorista.
La comercializadora, que cuenta con instalaciones de 4.000 m2 y capacidad frigorífica de 1.200 m2, destaca el incremento experimentado también en su plantilla, que ha pasado de los 76 trabajadores al cierre de 2016 a los 90 empleados en la actualidad.

Raquel Roig. ALIMARKET.

Ver Más